viernes, 23 de septiembre de 2016

Marchas por la familia ¿Una estrategia de discriminación alrededor del mundo?


Las marchas a favor de la discriminación, con una estrategia de difusión cimentada en mentiras, parecen tener bastante, o todo, en común en muchos países sin importar el tema de estas.


Imagen tomada de : Cristián Garavito- El Espectador


Hace un poco más de un mes el Frente Nacional por la Familia, una organización mexicana que lidera marchas en este país, lanzó una poderosa campaña que apoyaron abiertamente iglesias cristianas, evangélicas, mormones y laicos católicos, entre otros. De hecho, la conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dio su respaldo público y al menos 10 obispos encabezaron una de sus primeras manifestaciones el pasado fin de semana. Esto pese a que el colectivo negó repetitivamente que la iglesia católica estuviera detrás de sus iniciativas.

El discurso del Frente Nacional por la Familia, que a muchos en Colombia puede parecer familiar, es claro. Se oponían a lo que ellos llaman “iniciativas autoritarias” planteadas en el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quien quiere modificar la legislación nacional para abrir las puertas al matrimonio igualitario, en sus palabras, busca reconocer el derecho a los mexicanos de contraer matrimonio sin tener que ser sujetos de discriminación por diferentes factores como el origen étnico o nacionalidad, por su condición social, por su religión, genero, identidad de género, entre otros factores.

Para atraer manifestantes, el colectivo difundió mensajes en los que tergiversaban el proyecto de Enrique Peña Nieto. Así, tomaron los libros de texto gratuitos que reparte la Secretaría de Educación Pública de México y los modificaron con contenidos sexuales explícitos, encendiendo las alarmas entre los padres y madres de familia. El secretario de educación, Aurelio Nuño, tuvo que salir ante los medios a desmentir tal hecho.

Además, repartieron volantes en los que se indicaba que la iniciativa del presidente mexicano quería: 


-Que cualquier hombre que se sienta mujer pueda entrar a baños públicos de mujeres.


-Que tus hijos, desde preescolar, los vistan del sexo opuesto para que puedan elegir si ser niño o niña.


-Que se gasten tus impuestos en anuncios de televisión y radio en contra de la familia.


-Que tus hijos menores de edad tengan una relación con un adulto.


-Que tu hijo a partir de los trece años pueda realizarse tratamientos médicos sin tu consentimiento.


Esta estrategia de mercadeo detrás de las movilizaciones en México se ha repetido en varios países, pero enfocada a la coyuntura que esté viviendo cada uno: legalización del aborto, matrimonio igualitario, adopción, etc. 


Se trata de la misma maniobra global que ya se vio en Colombia -cuando se generó desinformación a través de redes sociales, al atribuirle al Ministerio de Educación la autoría de una cartilla con imágenes sexuales explícitas de una pareja del mismo sexo- y que pretende dar marcha atrás a los derechos ya adquiridos por las personas LGBT o no permitir que los adquieran.


Pero el fenómeno no se repite solo en Latinoamérica, en Barcelona, a principios de este mes se hicieron virales publicaciones en las que también se hablaba de un supuesto adoctrinamiento de los niños en los colegios por medio de la imposición de materias escolares en las que se transmitiría cortometrajes para “promocionar la homosexualidad”. 


Que las mentiras para atraer adeptos a las movilizaciones en contra de derechos de las personas LGBT o reformas constitucionales como la legalización del aborto, entre otras, sean las mismas en varios países, solo dejaría claro que se trata de una estrategia que no fue legítima o espontánea en Colombia y que se viene replicando en varios países con el fin de promover escenarios de discriminación, limitando derechos de minorías.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada